Emprendedores: artesanos de la era de las comunicaciones.

Asistimos a un cambio de era y lo llamamos crisis. Un cambio en el modelo de negocio, en los modelos de producción, en la incorporación desmesurada del posicionamiento, para estar, para que se hable de ti.
Lo llamamos crisis, porque para muchos, la crisis es no tener un trabajo indefinido, un coche de empresa, una tarjeta Solred, dietas, alojamientos, 14 pagas y cesta de Navidad.
Porque abrir la mente, localizar una habilidad, diseñar un proyecto y llevar a cabo un sueño, el fruto de algo para lo que hemos nacido, es crisis. Que el banco no te dé dinero también es crisis y por supuesto, si se te ocurre emprender, tus padres te dirán que a ti lo que te hace falta es encontrar un trabajo. Eso es la crisis, la que lleva el fracasado dentro y no la de los números.
Si pensabas que tenías el paquete completo con tu carrera, tu Master, tu traje de las bodas y tu smartphone te has equivocado. Quien te haya dicho que un Master te va a hacer conseguir el trabajo de tus sueños te ha engañado, porque ese puesto de empleo ya no existe. Posiblemente el último fue amortizado y con el su propietario, uno de esos millones que tan flaco favor les hizo la última reforma laboral.
Así que olvídate de formarte para llenar tu curriculum de letras e iniciales de escuelas de negocio, y formarte para estar preparado para que te contrate la mejor empresa del mundo, tú mismo. Tu nombre, tu marca, tu producto, servicios o habilidades.

Mi consejo es que te lances cuanto antes, la mejor forma de testear tu proyecto es poniéndolo en la calle lo antes posible, en redes sociales, participando, conversando con tus seguidores, clientes potenciales. Pregúntales acerca de tu producto, observa el mercado, localiza tu competencia. Mejora los defectos de los medianos, e imita las virtudes y modelos de éxito de los grandes.

En algún momento de la historia, muy cercano a la revolución industrial, los artesanos se dieron cuenta de que no era la crisis la que les había quitado el trabajo sino las máquinas.
Parece que la historia vuelve atrás con la figura del emprendedor, solitario, autosuficiente, el nuevo artesano en la era de la tecnología.

Santos Garrido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s