El hijo de los canallas. Divorcio de fachada.

Hay divorcios irreconciliables, la mayoría, porque un motivo de divorcio son las palabras sin medida que se dicen los cónyuges, uno al otro, con la actitud deslenguada y la fuerza que da al cobarde el no querer escuchar, el no sentirse entendido. Hay divorcios que acaban en tragedia por esa falta de comunicación, por no escuchar las bondades del otro y callar uno sus miserias basándose en el “y tú más”.
En la política española ha ocurrido algo parecido. Pasamos de criticar por la falta de escrúpulos al que roba de lo público a vanagloriarás de ser el que menos ha robado, (nosotros tenemos menos casos de corrupción en nuestras filas, que ya han dicho algunos.
Y lo que fue una catarro, pasó a ser gripe, bronquitis, neumonía y hoy día parece que la corrupción sea un mal endémico, un virus instalado en los escaños del poder. Y ese daño colateral del sistema me recuerda a las manos largas de Casino, y a esa puerta del fondo donde todos cogían mientras el resto miraba hacia otro lado porque tenían mucho trabajo y poco tiempo mangando ellos también.
Ya lo decía De Niro, en esa extraordinaria película de Scorsese, es la forma en la que se mantiene el negocio: mientras la vaca de leche de sobra, no hay control y ese dispendio es necesario para que todo el mundo esté contentó, para que todo el mundo calle y para seguir alimentando a la burra.

Pero hay divorcios que no tienen futuro, son los del paso atrás por el miedo, esa ambigua sensación causante de la mayoría de fracasos y desgracias de la historia de la humanidad. Hay divorcios que acaban en una velada reconciliación por el bien de los hijos, y eso es precisamente lo que se forja en los mentid euros y en las bambalinas de este circo que es la política de los grandes.
El hijo al que proteger no es otro que el sistema, ese monstruo, creado por tecnócratas, chorizos y mangantes, que ha escapado del control de quienes lo crearon en el. momento en que jueces, policía y funcionarios han abierto carpetas prohibidas a riesgo de perder sus empleos.
Porque ni El Partido Popular ni el PSOE se hubieran planteado, nunca,a unir sus fuerzas bajo pretexto alguno más allá de salvar sus culos y de evitar una gran auditoría nacional en el que por fin pudiéramos saber QUÉ LECHES HA PASADO AQUÍ.
Lo llaman PODEMOS, ese coco que dice las verdades que dan miedo, que lleva, desde. cuyo antes de su constitución legal proponiendo, planteando y mostrando sus ideas,sus propuestas, aún a riesgo de ser utópicas o de dar, sin miedo, pasos atrás. Los mismos pasos que nunca se han dado en la escena política de la historia de este país, cuando dar un paseo atrás, reconocer un error o rectificar era sinónimo de perder votos.
En este país hay partidos políticos que sólo quieren votos, y si han deseado que usted o yo mejoráramos, no ha sido por un interés social, sino por conseguir votos, y si han dado ayudas por recién nacidos no ha sido pensando en la economía de sus padres, sino en conseguir votos, y si se han sacado de la chistera 400 euros para cada trabajador de este país ha sido para conseguir votos.
Porque tan joven es nuestro sistema político, como nuestro sistema elector, y aquí los ciudadanos han llegado a votar por castigo, que es lo más parecido a que yo le ponga los cuernos a mi mujer porque no me sonríe o porque no me mima. Sin tener en cuenta las circunstancias de ella o del país, o de la economía mundial, sin tener en cuenta las ideologías… palabra tabú, que, últimamente, parecía relegada a los más antiguos, a los carcamales, a los del “libertad, libertad” o a los del “vayase Sr González”
Y ahora nace un partido político, afortunadamente el más ideológico de cuantos ha habido en nuestra joven democracia, y ahora, todos aquellos que no sabían de política, que pasaban, que castigaban con su voto que se quedaban en la playa el día de unas elecciones vuelven a creer o vuelven a opinar con suficiencia y con rigor.
Debería haber un carnet por puntos político igual que lo hay para conducir por una carretera, o ¿no es el voto el mejor vehículo para que todo lo que ha ocurrido y que ahora está aflorando no volviese a ocurrir? O, ¿no son las mayorías que han dado con sus votos los mismos que ahora se quejan y lloran sus desempleos las que han propiciado el rodillo casi dictatorial del todo vale?
¿Dónde están las mentiras de Rodrigo I, o las de su sucesor, ese señor con apellido de difícil pronunciación? Aquel qué iba a ser salvador de las cuentas de Bankia, aquel que vino a sustituir tras i posición de la troika al de la campana, al que celebró con sonrisas la salida a bolsa de Bankia tras maquillar las cuentas de ese banco de mierda que ya había recibido 24.000 millones de euros de todos los españoles.
Y entre mentira y mentira, la gente muriendo se de hambre en este país, con la connivencia de nuestros políticos.

Ahora parece, que ese divorció al que nos tenían acostumbrados desde hace años, no era más que una escenificación de sus miserias, y que la ira por los casos de corrupción en el otro partido mayoritario no era más que un pataleo por sí, al cambiar el gobierno, no dejaban en la caja, en la puerta de atrás, nada para ellos.
Como quien protege a un hijo canalla para que no se vuelva en su contra.

Santos Garrido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s