Más larga que Pinocho

.

Suena un grito y un portazo, una palabra mál dicha,
una opinión personal acerca de cómo se pinta,
de cómo sale a a la calle. Y va paseando su hombría,
el hombre, el macho su talle;
el mierda que deja en el elixir de tu boquita
una gota de cicuta que te mata, que te quita
poco a poco, y cada día de tu boca la sonrisa.

Comenzó por no prestarte la atención que merecías,
por inventarse un problema cada vez que sonreías,
Una comida mal hecha, un partido, una entrevista.
Y si al salir a la calle te miraban por bonita,
tenías siempre discusión, porque para ese tirano tu eras,
porque para ese tirano tu eres poco más que una herramienta,
el mando a distancia que enciende y apaga el televisor.

El día que te agarró de tu brazo sin medida, el día que golpeó
la misma mejilla que un día te besara con pasión.
Cuántos suspiros perdiste, por vivir aquel infierno,
y cómo se fue apagando la ilusión y la esperanza,
como los ojos que se cierran y sueñan mejores vidas
sin verdugos y sin dueños. Adivina adivinanza…
Quién tiene la nariz más larga que Pinocho y el corazón de madera, quien tiene la mano larga y cristales en las venas?

Tiene la pena una espina que acuchilla el corazón,
un final de los finales, un gran duelo de verdades, anclado a tu sentimiento:
la opinión de la vecina, el qué dirán en el barrio,
el pensar que eres la única que sufre en el vecindario;
si tus hijos son mayores, si los niños son pequeños,
el creerte que eras suya, que merecías aquel golpe,
que no valías para nada, que tu cuerpo ya engordaba y que el haría filigranas con la cajera del súper,
que tú ya estabas paría y que además eras torpe.

Ya ni te acuerdas,presiento,
cuándo cambiaste los abrazos y las sonrisas
por plancharle con desgana alguna que otra camisa,
aunque observaras con sueño,
como un cerdo criminal presumía en el sofá
de educación y respeto.

Busca dentro de ti, no estás sola.
Dónde está la que parió tu madre, el coraje de tu padre y la fuerza de la ola?
La que tiró para alante sin fijarse en el camino.
La que tenía toda una vida por delante, el coraje y un destino lejos de ese farsante?

A eso lo llamo yo,”vivir en un cementerio”,
lo sufres en tus carnes, las mismas que a mí se me abren
cuando veo a una señora de 85 años creo,
abandonada en la calle
mientras sus lágrimas repasan 50 años de recuerdos,
para que las cuentas cuadren a un gobierno o aún banquero.

Violencia es, al fin y al cabo,durante toda una vida junto a un ser nauseabundo o confiando cada cuatro años en los Pinochos de turno.

Más larga que Pinocho
Violéncia de género
Se escuchó en Estilo Sevilla
Sevilla FC Radio

Santos garrido López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s