Aborto, asco y el cáncer de los pobres

Dice el ex ministro Gallardón que le da asco la retirada de su anteproyecto para la reforma de la ley del aborto.
Fea palabra está de “asco”, cuyo significado es “alteración del estómago causada por la repugnancia que se tiene a alguna cosa que incita al vómito”, se me ocurren muchos ejemplos más acertados.

A mi me dan asco las luchas de él y de su padre por robar, una vez más, a las mujeres de este país su legítimo derecho a decidir sobre su cuerpo, a llevarlas en en ese Delorian de las mayorías absolutas a los años setenta, cuando su padre, participó en la ponencia que, si bien declaraba el derecho a la vida, también puso firmes cimientos al derecho de las mujeres a decidir.

A mi me dan asco esos padres que utilizaron la política como un subterfugio para enriquecerse, y sus hijos que heredaron las maneras, el dinero y la vergüenza. Presuntos delincuentes, que hablaban a los catalanes de independencia mientras llenaban sus cuentas y sus bolsillos; que hablaban de democracia y transición mientras luchaban por convertir el cuerpo de una mujer en la coneja de Dios y trasmitían a sus hijos semejantes postulados
Asco me da el fútbol de este país, que pasea cifras de vergüenza mientras se escudan detrás de un escudo o de una pasión, la Fórmula 1, quien ya se ha reconocido, a traves de ese señor de pelo blanco que parece que lleva dos siglos en la tierra, como un deporte para ricos; como la justicia, que gracias al hijo de su padre, deja de ser universal en este país dos años después de la amnistía fiscal que permitió legalizar conductas de contabilidad creativa para lucro de unos cuantos: una de las causas, sin duda, de que hoy seamos pobres.

Porque este país ha vivido a base de préstamos mientras que muchos, muchísimos de sus gobernantes se quedaban con el cash.

Y viene el del asco, el asqueroso, a hablar del derecho a la vida.

Dónde está el derecho a mantener la vida a través de una sanidad pública, universal y de calidad?
¿Por qué no se utilizan las sillas de los colegios para educar en valores, para no cerrar ni una sola aula y no para sentar a enfermos de cáncer cuatro horas a recibir sus tratamientos de quimioterapia, sus paliativos remedios a una lucha y a un dolor sesgado cada vez más de recursos e infraestructuras por aquellos que practican ingeniería financiera para tapar cuentas, fraudes, delitos y vergüenzas?

Luego les molesta que se hable de castas, cuando ellos han creado estudiantes de primera,y justicia para adinerados; cuando ellos han conseguido, contra natura, que en este país haya un cáncer para los ricos y un cáncer para los pobres.

Santos Garrido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s