El cuento de Todo Al revés.

El cuento de Todo al revés.
Colegio Portaceli.
Infantil 3-C

Érase una vez un niño que se llamaba TODO. Se podía haber llamado Pepe, o Vicente, o Carlota, o Diego, pero se llamaba TODO.
Todo era un niño de 4 años muyyyyyy obediente y cariñoso con sus papás y con su Seño.

Porque TODO iba al colegio cada día a aprender algo nuevo, y pintaba todo…..y se lo comía todo, y hacía todos los deberes y siempre acababa toda su ficha.

A TODO le gustaban todos los juguetes, probaba todas las frutas, le gustaba chupar toooooodas las chuches y si por el fuera, a TODO le gustaba ir tooooodos los días al parque.

Un día, TODO, aprendió a jugar al “Juego de todo al revés” y cuando veía algo blanco decía que era….negro.
Y cuando era de día, decía que era de noche….
Y cuando tenía calor, decía que tenía frío.
Y cuando le decían guapo, el contestaba…feo!
TODO, No paraba de jugar al “Juego de todo al revés” y ya no era tan simpático ni tan cariñoso como antes.

Pero una tarde, después de merendar, sus papás le preguntaron a TODO:Tú nos quieres?
Y TODO, que no dejaba de jugar nunca al “Juego de todo al revés” les dijo: no, no os quiero!
Papá y mamá se pusieron muy tristes, y lloraron un poquito porque ellos querían mucho a su pequeño TODO, pero su hijo no les dijo que era un juego y así fue que pasó el día y TODO se fue a la cama….

Aquella noche, mientras dormía, un hada que se llamaba Laura, que era muy buena y dibujaba muy bien, se le apareció de pronto y le dijo: TODO, no debes jugar al juego de todo al revés cuando tus papás te preguntan si los quieres, porque siempre hay que decir la verdad cuando te preguntan por cosas de amor, del corazón, de los sentimientos o del interior

Pero TODO pensó que no pasaba nada por decirle a mamá y a papá que no los quería…así que cuando despertó, antes de ir al cole Portacelli, y asustado, descubrió que su cuerpo estaba al revés, donde tenía que tener los pies…tenía la cabeza! Y donde debían estar sus manos, estaban los pies, y donde tenía que tener la boca, tenía la nariz.
Y cuando llegó al cole, vió que todos sus compañeros estaban al revés y el suelo de la clase estaba en el techo y donde tenía que haber una puerta, había una pizarra.
Pero de pronto, todo se puso blanco, blanco, blanco y había un delicado olor a vainilla y a fresa y despertó.
Había sido todo una pesadilla! y en ese momento entraron papá y mamá y TODO corrió hacia ellos y les dió un abrazo muy fuerte a los dos y les dijo: os quiero!!!!! Nunca más voy a jugar o a mentir con las cosas del amor, del corazón, de los sentimientos, o del interior.

Y colorín colorado, todo este cuento se ha acabado.

                           Santos Garrido López
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s