La estafa de la lavadora y el tostador

La estafa de la lavadora y el tostador
Estilo Sevilla
Sevilla FC Radio

¿Qué diferencia hay entre la Ley y la Justicia? ¿Por qué la ley no es la misma para todos, por qué la ley, cuando hay poderosos de por medio, no es justa?
Yo recuerdo cuando nos decían que no alquiláramos, que compráramos una casa y que con el dinero de un alquiler pagábamos una hipoteca, una reforma, un coche, la universidad de la niña y que, aun así, nos quedaba un pellizquito para un viaje y además teníamos una casa en propiedad.
Recuerdo que nos decían, que así el dinero no caía en saco roto, y se equivocaron, no es que el dinero no lo hayamos echado en saco roto, es que hemos perdido más dinero del que hemos echado en éste saco. El saco de los bancos.
Porque vinieron los problemas, y esos mismos que te decían que tu casa valía x ahora te dicen que cuesta poco más de la mitad y que si no puedes pagarla pues la entregues y te quedes con un hipotecón y sin casa. Esto es como comprar una lavadora y que a los cinco o seis años se convierta en un tostador, sin posibilidad de reclamar a nadie y aquí es donde entra en escena la magia. Porque esa lavadora tostador ahora no puedes pagarla y el banco te la compra a precio de tostador y… ¡ voila! La vende a precio de lavadora.
Para ello, el estado crea un banco al que denomina malo, como si hubiera un banco bueno y compra esas casas embargadas a esa entidad que desahucia a una familia o a una persona anciana, sin contemplaciones, vamos…la entidad recupera todo el valor del préstamo, y el banco malo vende esas viviendas a grupos de de inversión extranjeros por encima del valor de tasación, es decir, por encima del precio por el que se ha embargado. Esto se traduce en que en muchos casos, el estado le gana dinero a las casas embargadas.
Esto es para estudiarlo en las escuelas de negocio. Es la gran estafa.
Y tú te quedas empeñado por veinte años, sin casa y viendo cómo el dinero que debería haber en la caja para una educación, una sanidad y unas prestaciones sociales de calidad se van para ayudar a empresas privadas, en detrimento de las “personas”
Vamos que nos han engañado
220.000 millones de euros aproximadamente ha costado el rescate bancario en este país, aproximadamente unos 5000 euros por ciudadano, y cuando digo por ciudadano, meto también a nuestros hijos, hablamos que a tu familia le han robado unos 14300 euros con esta estafa, la estafa de los que mandan porque nosotros los elegimos.
Y no te engañes, eres tú quien ha pagado los platos rotos, hasta el último euro: te han quitado dinero público, tú dinero, porque no hay dinero más legítimo de un ciudadano que el dinero público. Te han subido los impuestos, te han bajado el salario, han facilitado a tu empresa que te despida por menos, han disminuido tu prestación, o te han negado el derecho a percibirla. Cuando vuelvas a escuchar que todos estamos haciendo un esfuerzo, pregúntate quién, y sobre todo, quién no lo está haciendo y por qué. La democracia de chichinabo es aquella que no brinda respuestas a la pregunta “por qué”
Ahora piensa en lo siguiente, si la constitución dice que todos tenemos derecho a un trabajo y a una vivienda, para qué vale la constitución, ah sí, para que los catalanes no se vayan. Porque claro, es la carta magna, la que hay que respetar y no se puede cambiar

NO estoy de acuerdo con que un español tenga que pagar por la justicia o una anciana tenga que pagar por una receta y las caderas del rey nos hayan costado a todos más de 150.000 euros. No estoy de acuerdo con que en un hospital se cierre una planta entera por los recortes y que en otro hospital se cierre una planta entera para operar al cazador de elefantes.
Un país se puede arruinar de muchas formas…
Y hablo de estafa porque arruinar un país es muy sencillo, uno solo, sin consultar con los dueños de una cantidad tan grande de dinero público, decide coger la pasta de la caja para salvar a los bancos, y arruinar así el futuro de todos nosotros, entre facturas y casos de corrupción, mangoneo y demás sinónimos de ese antiguo oficio que es el de carterista. Porque en esto del robo siempre ha habido categorías, desde el que limpia la mierda, el que la esconde, el que confunde, el que la reparte a los amigos, el que la blanquea, el que la transforma, el que la pierde y el que la caga.
Parece que esos bancos, que hace poco necesitaban dinero para no hundirse, y con él, a todo el sistema financiero, están dando beneficios ya de muchos ceros. ¿Qué milagro verdad? parece que el problema sea que para salvarlos hayan tenido que ahogar a cada contribuyente, porque éste no es un país de ciudadanos sino un país de tipos de interés.
No podemos subir los impuestos a las multinacionales por si se van del país, les ponemos las babuchas cuando vienen a nuestro país, estamos dispuestos a cambiar las leyes para que acampen con su Hammer y su corte de alcohol, droga y prostitución, y a nuestros jóvenes los obligamos a que se vayan fuera a trabajar, a investigar. Y no sé qué es peor, porque en el extranjero los tratan como a reyes y aquí como arlequines.
Como dice Michael Douglas en Wall Street: “el dinero es una puta con la que te acuestas pero que nunca duerme”, qué paradoja, como ese padre o esa madre que da vueltas en la almohada cada noche, con la dormidina o con el tranxilium, pensando de dónde sacar el dinero mañana por la mañana.

​​​​​​​

Santos Garrido López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s