La cápsula del tiempo

La cápsula del tiempo.
Estilo Sevilla
Sevilla FC Radio

Muchas veces nos hemos asombrado sobre lo que ha cambiado la tecnología en los últimos 40 años. El comentario de la abuela cuando dice: “Uy, cuantas fotos se le hacen a los niños ahora” no es más que el reflejo de las pocas que muchos de nosotros tenemos de cuando éramos niños.
Yo recuerdo tener que ir al estudio de un fotógrafo para que me hiciera una foto con un diente mellao y un punto en la frente, recuerdo de mi amiga Silvia allá por el año 80. Y aquellas fotos, aunque pocas, son tesoros que nos hablan de tantos detalles de aquel día, que nos imaginamos la vida tal y como era  tan sólo observando los coches del fondo o el color de las camisas.
No creo que mi amiga Silvia guarde muchas más fotos que yo de cuando chica, pero la verdad es que los niños de hoy, cuando tengan mi edad, se preguntarán por esa manía que tienen los padres de hacer fotos cagando su primera caca, durmiendo, escribiendo, pintando con color rojo, con color verde, su primer puntito, comiendo su primer platito, usando sus primeros cubiertos, y cientos y cientos de fotos, mil y pico he llegado a contar yo en el primer año de vida de mi hijo. Y sobre todo, qué manía tenemos de fotografiar la churrita y al niño en pelotas con el fin, por supuesto, de mostrar esa foto a sus amigos y amigas, con la consiguiente vergüenza del protagonista.

Pero el mejor legado que podemos dejar a un niño, a nuestro hijo, haya nacido o esté a punto de nacer, es una cápsula del tiempo.

Desde el día que nazca, reúne esas cosas que va dejando,su primer chupete, un pañal, para que nunca olvides lo chico que fue, guarda sus primeros calcetines , y ese juguete que tanto le gustará ahí en su cuna. 
No te olvides de guardarle un periódico del día que naciera, para que se asombre cuando huela ese papel y lea las barbaridades que ya pasaban en este mundo, Que pueda ver también, el tiempo que hizó el día que nació, sentir la suave brisa de aquella mañana, el calor sofocante de aquel día o ver lo que se dedicaba a hacer  su Sevilla por Europa..
Una cápsula del tiempo no tiene porqué ser muy grande, desde una caja de zapatos, hasta un baúl, dependerá de aquellas cosas que quieras guardar. 
Y sobre todo, hay que tener en cuenta el fin último de esta idea, ¿no no te gustaría, ahora, en tu edad adulta recibir éste último gran regalo de tus padres, ahora que puedes valorarlo y disfrutarlo?
 Por eso yo, en mi cápsula, le estoy guardando, todo aquello que a mi me hubiera gustado hoy tener, para abrazarme bien fuerte a todo aquello que fui, a tantas cosas que pasaron por sus manos mientras el mundo seguía, ajeno a tanta inocencia y decir: gracias por este trozo de mi vida.

Pero no os quedéis ahí, guardad también una libreta, a modo de diario, de reflexiones sobre qué ocurrió  cuando su madre dijo: vamos para el hospital, escríbele sobre qué sentiste al verlo, al abrazarlo, al querer a alguien por primera vez más que a ti con tan sólo sentir su calor. Que cuando crezca y lea tus palabras no quepa en su gozo y acabe entendiendo que aprender a llevar la bicicleta a dar sus primeros pasos o a hablar por primera vez, no sólo es un gran paso para un niño sino también una lección de vida, de orgullo  y de reconocimiento para un padre.

Y cuando pasen los años, no habrá mejor regalo que ese trozo de ti en su vida. Como esas primeras heridas, marcas de la vida que nos duelen tanto cuando se producen, pero que con el tiempo son un recuerdo de lo frágiles y vivos que estaban. Nunca olvidaré aquel empujón de mi amiga Silvia, grabado hoy en forma de cicatriz, y encerrado por el tiempo sin más cápsula que mi cabeza y su corazón.  

No la abras nunca una vez que la cierres, no somos dueños de esas pequeñas cosas sino espectadores de una bonita historia, a la que damos sentido haciendo que perviva en el tiempo hasta que finalmente la comprendan.



                                                    Santos Garrido López


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s