Gala

El Refugio de Gala

Estilo Sevilla

Sevilla FC Radio

Los ojos de gala, son dos lunas que brillan como soles, con la mirada perdida de los galgos que ya no confían ni en su delgada sombra.

Tal vez porque fuera encontrada en una cuneta, con toda la apariencia de estar muerta, tras ser abandonada y atropellada a su suerte… la historia de Gala ,desde entonces, es una historia triste pero esperanzadora en la que, muchas cosas, se ponen de acuerdo para salvar una vida, porque desde el primer momento en que pensamos que la vida de un animal no vale nada, dejamos de ser personas y cuando nos proponemos luchar por él nos hacemos más humanos, el poder y la inteligencia nunca son mejor empleados que en actos solidarios.

No hay en ella un solo signo de alegría, como no lo debió haber nunca en el alma de quien la trato de aquella forma.

No es ya el problema del perro abandonado sino el del perro maltratado, abandonado a su suerte en una cuneta, como quien escupe todo su asco y su bajeza con un solo gesto.

En  este sentido asociaciones como El Amparo llevan una extraordinaria labor.No hay adjetivos para lo que, de una forma tan sería y altruista, desarrollan personas de forma anónima, sin más orgullo que ver la carita de esos animales y el agradecimiento callado, sin palabras, sin dolor aún cuando duele de quin pasó de ser el mejor amigo de la casa a un trozo de carne vilipendiado por esta cruel mierda a la que llamamos sociedad.

Todo comienza con un niño al que se le antoja un perrito, un lindo y suave cachorro con los dientes de leche, todo comienza con un galgo  estupendo para correr, cazador de conejos al que se le acaba el fuelle o que queda en estado tras una inesperada salida nocturna.

Al final quedan las fotos familiares con aquel amigo al que tanto quisimos. Pongan ,desgraciados,en sus álbumes también, una foto del momento en el que lo arrojan en una carretera, graben un video con la carrera de un perro tras  su dueño que escapa en coche, su cara, su mundo al traste en una línea discontinua…el final de su vida…

…pero todo comienza tambien con una cadena de gestos: el que una persona pare su coche, recoja a ese animalito, realice una llamada, que alguien lo albergue, alguien que lo opere, personas que lo cuiden, otras que lo acojan en sus casas y finalmente alguien que lo adopte, todo esto necesariamente acompañado del bolsillo solidario de quien, al menos, con un euro, colabore en esta noble causa.

Yo tuve un perro, un enorme corazón de pelo color ceniza, un bouvier de Flandes. Me hice mayor a su lado y él se murió conmigo. Yo nunca lo hubiese abandonado, al contrario,,todavía me recuerdo buscándolo la noche que se perdió. Y tal vez en nombre de él, o de cualquier perrito que ustedes  hayan tenido y al que hayan querido, debamos pensar que esa bondad y esa nobleza deben de ser inherente a todos,  no sólo al nuestro.

El amor por un perro es, posiblemente, el primer amor, el amor más temprano por una criatura, que al igual que nos pasa a nosotros, de pequeño somos monísimos, y de mayores hay que entendernos y respetarnos, aunque en nuestro caso los haya también malvados y sin escrúpulos.

Que todos los días se vistan de gala para que esta maravillosa galga, se recupere pronto y que ciertos criminales  cuando vayan a comprar un perro, se lo piensen y se compren ya algún libro.

Santos Garrido López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s