Un folio en blanco

Qué te digo, hoja en blanco, flor perenne de esta larga primavera, que es quedarme sin nada que decirte  de tantas cosas que me rondan la cabeza.
Qué te cuento en forma de dibujo, trazo, raya, punto o simple letra, manchando así tu blancura, ¿cómo clavo mis raíces en tu tierra?
Cómo un violín me acompasa con cada latido que escribo y te miro de reojo y borro, te rompo y de nuevo te imagino y en ese suave compás  van surcando mis palabras, van haciendo su camino y ya no puedo parar…
Tengo un cajón hasta arriba de historias por comenzar, de párrafos que un día dijeron tanto que los guardé,de versos en flor por florecer.
Era de noche en aquel pueblo,y al fondo del camino, tímidamente oculta, asomaba la luna por detras de la figura que trazaba la torre del campanario.
Una hoja es de una historia, la otra de un escenario.
Pero una historia sigue siéndolo aunque no  esté acabada.
Como en las hojas de un diario, que un día se quedan en blanco y otro día no hay escrito más que un te quiero. Y esos silencios te lo dicen todo, te acompañan como el vino y una amable compañía. Y desempolvas tus palabras como fotografías. Por eso es bueno escribir, porque aquello que se pierde es como sí nunca hubiese existido, como cuando se nos borra algo del ordenador y la  sensación que tenemos es de irrecuperabilidad, como la muerte de una pequeña mascota. Como cuando se pierde un recuerdo importante.
Cómo puedo empezar si no es con un grito en el  cielo para que no circule ni un coche oficial mientras una sola familia esté en la calle, mientras haya un niño comiendo de la caridad, mientras educar sea manipular , cómo puedo empezar si hay una justicia para los que nos roban y otra para los demàs. Cómo es posible que la máxima preocupación de un político en este país cuando se despierta no sea la barbaridad de gente que hay sin empleo. Cómo es posible que sigan robando y peleándose entré ellos, como siempre ha pasado en este país, mientras más de la mitad de los jóvenes no tienen trabajo?
 Hoy no sé si hablar de las  pistolas y  de los juguetes violentos, o de educar con caricias y con cuentos. No sé qué es lo mejor de una nana, si te mira con el pipo o ya dormido en su cama. Que no falte en tu casa una sonrisa, aunque tengas que pintártela cada mañana, que puedas abrir con orgullo tu ventana para que salgan por decenas los “te quiero”
Hoy no sé si hablar de lo mucho que he querido o de lo mucho que hoy quiero, de ese jardín de violetas todo mío, de tu color cuando escribo, de esos labios que te beso, de esa figura en mis manos o tus dedos en mi pelo, te alegras cuando me río y me abrazas cuando me duermo, me despiertas con dulzura, como se acaban los sueños y te juro que en tu vida ya solo habrà la ternura  que mereces…. Y ahora pienso…..
Qué te digo, hoja en blanco, flor perenne de esta larga primavera, que es quedarme sin nada que decirte  de tantas cosas que me rondan la cabeza.
Qué te cuento en forma de dibujo, trazo, raya, punto o simple letra, manchando así tu blancura, ¿cómo clavo mis raíces en tu tierra?
Cómo un violín me acompasa con cada latido que escribo y te miro de reojo y borro, te rompo y de nuevo te imagino y en ese suave compás  van surcando mis palabras, van haciendo su camino y ya no puedo parar…
Un folio en blanco
Estilo Sevilla
Sevilla FC Radio
Santos Garrido
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s