De circos y payasos

La palabra circo, como la palabra payaso, son utilizadas a veces, y por algunos, de forma peyorativa. y muy particular. Y es una pena…
Tal vez sea el circo el primer contacto de un niño con el espectáculo, con la cultura, con el arte,  y tal vez haya sido un payaso nuestro primer actor favorito.
 No hay ilusión más grande para un niño que un regalo, y éste es un viaje y una aventura. Cuando lo prueba: lo empapa, lo absorbe y lo enamora de por vida Como esos huevos de chocolate que esconden un juguete en su interior. 
 Pasarán los años y olvidará aquellas sensaciones, aquel cosquilleo y un día llegará el circo al pueblo y se habrá convertido en algo anecdótico, hasta que una tarde, años después, se le ocurra llevar a su hijo y rememore “cositas que parece que se olvidan”, pero que nos hacen disfrutar del momento como niños. 
 Y entonces:  el payaso y el trapecista, el domador y hasta el mismo señor de la puerta nos parecerán los mismos que viéramos, años atrás, de la mano de nuestros padres o nuestros abuelitos, como si nunca hubiese existido más que un circo, y la sonrisa de un solo payaso bastase  para todos los niños del mundo.
Para todos menos para una.
Hay una niña pakistaní que nos gritó a todos: soy mujer y quiero estudiar , y que lleva tres años denunciando  la inhumana represión talibán en el valle del  Swat, no habrá circo que le haga olvidar las balas en su cabeza de mano de dos cobardes fundamentalistas que pertenecen a una organización que a día de hoy mantienen que no pararán hasta que la maten. Malala Yousafzi, que asi es su nombre , tiene catorce años y su delito se llama libertad.
Hablenle a sus hijos de estos ejemplos, y no tanto de la cantante o el futbolista de turno, porque de lo contrario ,estaremos sembrando un futuro egoísta y material Que entienda el mundo que no le corresponde a una niña esta lucha en solitario, y que mientras un solo niño sufra en este planeta ninguno de nosotros será libre, y cada uno de nosotros será un cobarde
Vivimos en la peor de las sociedades posibles, con una hipocresía que roza el cinismo y se debería dejar para  el lenguaje de los niños palabras como Circo o Payaso e inventar nuevos adjetivos para definir  a una rata capaz de atacar a una niña de 14 años que vuelve del colegio.
Queda poco para que las luces de la pista vuelvan a encenderse, y brillen los ojos de millones de niños, para que la llama de paz que encendió esta joven paquistaní no se apague nunca, y   le brindemos nuestro agradecimiento por luchar ,con su valentia y determinación, por un mundo mejor, lleno de payasos… y con una educación al alcance de todos.
 Del circo y los payasos.
 Leido en Estilo Sevilla
SevillaFC Radio
                                                                                    Santos Garrido López
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s